Limoncello

El limoncello es licor típico de Italia, obtenido por la maceración en alcohol de algún tipo de limón o cítrico. Se trata de un producto típico de Campania, elaborado en particular con los limones cultivados en la Costa Amalfitana, en el Golfo de Nápoles. Se consume muy frío o a temperatura ambiente con el objeto de poder apreciar su aroma. Se suele emplear en repostería con el objeto de aromatizar pastas de dulces o gelatinas.

El limoncello támbien se produce en otras partes de Italia con los limones del lago de Garda, Trieste, Trentino y Sicilia.



Ingredientes:
 
1 litro de alcohol (aguardiente, orujo, vodka... aunque mucho mejor alcohol pero es difícil de encontrar)
7 limones grandes de piel gruesa
1 litro y medio de agua
700 gr. de azúcar

Elaboración:

Lavar los limones a conciencia para eliminar cualquier rastro de pesticidas o suciedad.
Sacar la piel a los limones con un pelapatatas, sólo la parte amarilla, sin la parte blanca, ya que amarga.
Añadir estas cáscaras al alcohol en un recipiente de cristal de boca ancha, tapar y dejar 21 días aprox. 

 

Sacar las pieles del acohol, preparar el almíbar poniendo en un cazo al fuego, el azúcar y el agua, dejar hervir unos 15 minutos removiendo con una cuchara de madera hasta que el azúcar esté bien disuelto. Dejar enfriar.
Una vez frío mezclar con el alcohol  y dejar nuevamente reposar dos semanas.
Transcurrido este tiempo ya se puede embotellar y dejarlas guardadas hasta su consumo.


Yo no aconsejo guardarla en el congelador puesto que al llevar mucho almíbar rebaja considerablemente los grados de alcohol y la botella puede congelarse con el peligro de explosión. Es mucho mejor tener una botella en el nevera y beberlo bien fresquito, incluso a temperatura ambiente.

Solomillo al allioli de sobrasada y miel


 Ingredientes:

1 solomillo de cerdo
Lonchas de Bacón
Sal
Aceite
Para el All i oli de Sobrasada:
1 huevo
50 gr. de sobrasada
2 cucharadas de miel
1 diente de ajo
aceite de oliva suave
una pizca de sal

Preparación:

Hacer un all i oli con el huevo, el ajo pelado, el aceite y sal, una vez este bien ligado y firme agregar la miel y la sobrasada, mezclar bien.

Precalentar el horno 180º.

Cortar el solomillo en medallones de unos 3 cm, salar, enrollar el bacón alrededor de la carne y pinchar con un palillo, para que quede sujeto.
Poner una sartén al fuego con unas gotas de aceite, cuando esté bien caliente, asar los medallones por todos los lados.

Poner la carne en una bandeja de horno. Napar la carne con el all i oli y gratinar hasta que estén dorados.



Fuente: Ana