Sardinas ahumadas con tomate confitado




Ingredientes:
Para los tomates confitados:

1 kg de tomates maduros
250 gr de azúcar moreno 
2 clavos de olor.

Para las sardinas:

sardinas 
sal gruesa
azúcar
jengibre en polvo
aceite de oliva virgen extra
hierbas aromáticas

Escogeremos tomates maduros pero firmes y los escaldaremos en agua hirviendo sólo un minuto, enfriaremos inmediatamente en un bol con agua fría, pelaremos los tomates y los dejaremos enteros

Ponemos los tomates en una olla procurando que no se monten unos con otros, añadiremos los clavos y espolvorearemos con el azúcar moreno. Taparemos con un paño y dejaremos así 12 horas, mejor toda la noche. 

Pondremos la olla tal cual a fuego lento y coceremos unos 30 minutos, moviendo la olla a menudo con movimientos de vaivén. Si el caramelo espesa demasiado podemos añadir con mucho cuidado un poco de agua.

Separamos dos o tres tomates para hacer la receta y el resto los pondremos en  un tarro  y cubrimos con el liquido de cocción tapamos y una vez frío lo conservamos en la nevera, nos aguantará mucho.



Preparamos las sardinas:

Tendremos las sardinas a filetes, limpias y sin espinas (yo las congelo antes por el tema del anisakiasis y las dejo descongelar a temperatura ambiente).

Mezclamos en un bol sal, azúcar y jenjibre en polvo.  Las cantidades dependerán de las sardinas que hagamos pero la proporción es 3x1, tres cucharadas de sal por una de azúcar, de jenjibre no abusar con media cucharadita de las de café es suficiente.

En una fuente colocamos una capa de sal gorda,  azúcar y  jengibre. Sobre esta capa vamos colocando los lomos de las sardinas con la piel hacia arriba, cubrimos con más mezcla de sal y los dejamos que se curen durante 6 horas. Pasado ese tiempo, sacamos las sardinas, las lavamos bajo el grifo y las secamos bien. Después las dejamos sumergidas en aceite de oliva durante una hora. Se pueden dejar así en aceite hasta el momento de consumirlas. A mi si me sobran las dejo en un tupper con aceite en la nevera.

Ahora ya las podemos usar en nuestra receta, pero si deseamos darle un toque ahumado las colocaremos sobre una pizarra o un plato resistente al calor, colocaremos al lado un atillo hecho con unas ramitas de tomillo, romero o lo que más nos guste y les prendemos fuego, las tapamos con una fuente de Pyrex o similar para que el humo no se escape, y las dejamos ahumarse ahí durante unos minutos.

Tanto si las ahumamos como si no están deliciosas.

Cogemos una tostada o barrita de cereales, yo uso las barritas de cereales que venden en Mercadona, las hay de pipas, integrales etc...para esta receta nos sirve cualquiera, le ponemos encima un trozo de tomate confitado y un lomo de sardina.... a comerrrr!!!!!



Nota: 

  • Montarlo justo antes de comer ya que el tomate dejará la tostada muy acuosa.
  • Se puede sustituir el jenjibre por pimienta o con cualquier especie que nos guste, o sin nada.
  • Es un aperitivo ideal y muy refrescante, podemos tener todos los ingredientes con antelación incluso un par de días o tres y montar el aperitivo en el momento.


Imprime esta receta

2 comentarios:

elena enlacocina dijo...

que receta mas riquisima, me encanta, así que me quedo por tu blog curioseando, besitos!

Anna dijo...

Bienvenida Elena, un beso